Cómo sobrevivir a un apocalipsis zombie

 

¿Has salido a la calle y te has encontrado la calzada llena de papeles que se lleva el viento, unos cuantos coches estrellados, cadáveres clavados en los barrotes de las verjas y muy poca gente viva y la que queda corre hacia todos sitios con comida robada del supermercado?

¡No lo dudes!

Ha empezado el apocalipsis zombie… quizá lleve un tiempo, eso depende de lo que te duró la última resaca. Todavía no lo podemos evaluar hasta que no averigüemos qué porcentaje de gente viva hay con respecto al porcentaje de muertos vivientes.

Hay tres momentos del Apocalipsis Zombie:

  1. El momento cero, en el que un día, un tipo que estaba muerto, le da por levantarse con un hambre de órdago.
  2. El momento en que sale en las noticias: es cuando ya el Gobierno no puede ocultar que está empezando un holocausto zombi porque hay demasiados no-muertos comiendo gente. Es cuando la gente se da cuenta de que el tipo raro que anda por la acera de enfrente, no es precisamente una cogorza lo que tiene cuando se acerca el gamberro de barrio que le quería robar el gorro y acaba con el cuello mordisqueado.
  3. El tercer momento es el que se parece a tu momento actual: la gente que ha sobrevivido, se ha ido por patas (ilusa), pensando que en una ciudad que ha oído por ahí, no hay zombies (¡craso error!)… pero el caso es que te han dejado solo con una muchedumbre adormecida que quiere comerte el cerebro a la más mínima de cambio.

Si esto es lo que te pasa, escóndete en un sitio seguro y  mira a los dos lados de la calle hasta que aparezca un cadáver andante. Los conocerás porque no cuidan nada su ropa, siempre la llevan hecha jirones y con muchos lamparones. Tienes que averiguar si son de los zombies lentos o rápidos. Si son lentos, tienes una ventaja. Sin son rápidos… estás un poco jodido… pero no te preocupes, no está todo perdido. Aquí te hemos hecho una lista de cosas que vas a necesitar: