PROPÓSITOS PRE APOCALÍPTICOS. FELIZ 2019

Bueno, se acerca el Año Nuevo y como cada año nos planteamos nuestros propósitos para el año siguiente. Yo como siempre he vivido con el miedo (o la esperanza) de que en el siguiente año se hiciera cierta mi teoría del apocalipsis zombie, la verdad es que lo enfoco de una manera diferente al resto de mortales.

He aquí la lista y motivos, redactada por la sociópata obsesionada con las latas de atún del Mercadona, que llevo dentro:

-Mantenerme lo más aislada posible del resto de mis congéneres. Es sabido por todos que el foco de infección se desarrollaría más fácilmente en grandes poblaciones, por lo que intento vivir en un entorno lo más rural posible y con el mínimo de personas a mi alrededor.

-Adelgazar y mantenerme en forma. Obvio; tendremos que correr y mucho.

– Seguir mejorando mi puntería y conseguir un arma de fuego aunque sea de manera ilegal

– Practicar la no empatía con mis familiares y amigos. Me será mucho más fácil poderles agujerear el cráneo si se da  el caso.

– Seguir atesorando productos no perecederos y latas de conserva. Por ejemplo latas de atún del Mercadona.

– Dejar de fumar. A ver si después de haberle dedicado toda mi vida a esto, la palmo antes de tiempo de la manera más tonta. Además que calculando en latas de atún del Mercadona al mes, son muchas latas.

-Intentar que el gobierno de mi país desarrolle un Plan de Contingencia en caso de apocalipsis zombie y que me contraten como colaboradora. No creo que sea difícil, le han dedicado tiempo, esfuerzo y dinero a cosas mucho más inútiles y contratado gente menos preparada que yo. ¡Ahí lo dejo! Por 25 pesetas la respuesta, cosas que han costado una pasta y que son más inútiles o igual, que desarrollar un CONPLANSPAIN; un dos tres, responda otra vez:

  • Cambiarle el nombre a un aeropuerto.
  • Conservación in situ y ex situ de la gallina valenciana de Chulilla
  • Mejora de la calidad y resistencia del calabacín (hasta que consigamos que sea duro como una barra de acero)
  • Elaboración de snacks de nueva generación con compuestos bioactivos de algas y garrofín y validación de los beneficios del snack de nueva generación.
  • Cierto aeropuerto en el Levante español
  • Urinarios digitales para empleados públicos.
  • Embajadas autonómicas.
  • Decoración de rotondas con estatuas del tipo “un largo tirabuzón cónico de unos 40 metros de altura y más de 60 toneladas de peso, hecho en acero corten” y le ponemos de nombre (!hay que tener el rostro hecho del material de la obra!)  “Monumento de la  Mujer Trabajadora” para que la inventiva popular se encargue de hacer todo tipo de  chistes misóginos que se le ocurran (que se hicieron, doy fe, pero también es verdad que popularmente a la estatua actualmente le llaman la “picha de cerdo”)

¡La de latas de atún del Mercadona que se podrían haber comprado!

-Rodearme de personas vivas que por algún motivo se puedan mover menos que yo. Es sabido que los no muertos no son expertos cazadores, van por la presa más fácil. Hacerme una barricada de personas vivas con limitación de movimiento  me concederá bastantes minutos para poder huir.

-Aprender a usar mi lanzallamas, que llevo media vida con él y todavía no lo he estrenado.

-Diseñar un plan de fuga que acabe en un yate en mitad del mar. Ya sabemos que los caminantes no saben nadar.

-Aprender a manejar un yate.

-Comprarme un yate.

-Llenar la despensa del yate de latas de atún del Mercadona.

-Dejar de renovar mi suscripción con Netflix. Solo tienen hasta la temporada 8 de The Walking Dead y hay que ahorrar. El equivalente al mes son 12 latas de atún del Mercadona.

-Dejar de calcular el precio de las cosas en función de cuantas latas de atún del Mercadona me podría comprar. A partir del 2019, vamos a calcular en latas de callos.

-Inventar un nuevo chiste de zombies. El de “Si los zombies se van degradando con el paso del tiempo, …¿…Zom-biodegradables?” está ya mu visto. (¡no te vayas, ya no me quedan amigos¡)

-Solucionar el parpadeo de la bombilla del baño. Esto no tiene nada que ver con el apocalipsis, pero estoy harta de cagar como si estuviera en la pista de una discoteca (además he descubierto que colocando la palabra “cagar” en un artículo te da un 10% más de éxito de lectura del mismo)

Tengo muchos más propósitos pero no me quiero hacer cansina, que luego no me leéis, malditos. Este artículo no lo he escrito por la noche, son las 8 de la mañana del 31 de Diciembre de 2018.

¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

 

3 opiniones en “PROPÓSITOS PRE APOCALÍPTICOS. FELIZ 2019”

  1. Como Opinador Profesional que soy, opino que efectivamente eres una obsesionada con las latas de atún del Mercadona y además sociópata. Pero no importa, te deseo que todos tus propósitos para este nuevo año se cumplan. Un consejo:no dejes para más adelante lo de la bombilla del baño.
    Me gustaría que de vez en cuando me siguieras tu también en mi página http://www.opinandoqueesgerundio.com/
    donde encontrarás temas tan apasionantes como «Agendas de Paulo Coelho ¿realmente valen lo que cuestan?» o » Death Note de Netflix, simplemente mala»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *