¡QUE NO TE PILLE CAGANDO!

SITUACIONES RIDÍCULAS EN LAS QUE TE PUEDE PILLAR EL APOCALIPSIS  (¡SHAME, SHAME, SHAME!)

¿Que pasa cuando te mueres de súbito y resucitas como un zombie? Muy fácil, te despiertas en la misma posición y sometido a  la maldición de caminar en esa postura hasta el final de los tiempos. Por eso es muy importante que no te mueras en posiciones humillantes.Una de mis pesadillas más recurrentes es que me muero mientras estoy meando en el campo y me tiro la eternidad caminando con las bragas a la altura de los tobillos.¡¡ OMG!! Si me veis así, !matadme¡  y subidme las bragas antes de darme sepultura, porfi.

Hay muchas situaciones que se pueden repetir en perpetuidad que podemos evitar con un poco de previsión para que tu “vida” como zombie no sea el hazme reír de los vivos que quedan en el planeta. Se trata de dar miedo, no de que la gente te señale, te apunte  con el dedo, susurre a tus espaldas y a ti te importe un bledo.

Estas son algunas de las situaciones que más miedo me dan personalmente:

  • Que me pille sin mi prótesis dental puesta. Os parecerá una tontería, pero puestos a ser un zombie, preferiría llevar mis dientes puestos. Entre otras cosas porque si no, no podría comer, pero sobretodo porque ir haciendo el draculín hasta el final de los tiempos, !Que horror¡, !Un poco de glamour zombielesco!
  • Que me pille a medio cagar. No podría soportar ir caminando por ahí con los pantalones hasta la rodilla y con medio zurullo asomando.
  • Que me pille recién salida de la ducha y con solo el tampax puesto. Eso de ir en pelotas por la calle, medio podrida y con el hilillo del tampax asomando…!Uf¡ !Qué angustia!
  • Que me pille recién salida de la ducha con la marca del bikini. Si pasearse en bolas en bucle ya es bastante humillante, si llevas la marca de haber tomado el sol todo el verano, es muy triste. Mi culo blanco dando vueltas por ahí  hasta el fin de los días.
  • Que me pille disfrazada de Heidi. No podría soportar que uno de los iconos de mi infancia, fuera por ahí arrastrándose comiendo cerebros y pudriéndose viva con su faldita rosa, su camiseta amarilla y el chalequito rojo.
  • Que me pille con una camiseta puesta con la leyenda “love, live, laught”
  • Que me pille justo cuando me he colocado rulos y una redecilla antes de irme a dormir. Se que esto es improbable, porque casi nunca lo hago, pero podría ser la noche antes de la boda de una de mis amigas. Si voy a la boda, voy de Desigual. Muerta viviente, sí, pero de Desigual.
  • Que me pille con el tinte puesto sin habérmelo enjuagado. ¡Jo!, puestos a pasearme por el mundo para siempre preferiría seguir luciendo mi fantástico color violín.
  • Que me pille habiendo ido al baño de la discoteca y lleve arrastrando un trozo de papel del váter. Ya es humillante viva, imagínate muerta, con tus tacones puestos toa maqueá y etérnamente arrastrando esa tira blanca de papel por los siglos de los siglos. ¡uff!! ¡No!
  • Que me pille con una bata de hospital de esas que van abiertas por detrás enseñando tol culo.
  • Que te pille con un consolador de color morado de la talla XXL
  • Que te pite la máquina de los almacenes donde acabas de comprar. Toca las narices una vez, pero si te va pitando hasta el final de los tiempos, ya ni te cuento.
  • Comerte la típica farola porque vas mirando tus pies zombilizados pensando en tus cosas de zombies, entrando en un bucle eterno de choque farolil.
  • Que me pille con una tripa de chorizo colgando de  la boca, cuando le he dicho a todos mis amigos que estoy haciendo una dieta cantidad de estricta.
  • Que me pille con los auriculares puestos y que todo el mundo descubra que a escondidas escucho a Justin Bieber a Abraham Mateo, o !peor¡ a Maluma.
  • Que todo el mundo se dé cuenta de que mi novio lleva calzoncillos de Bob Esponja.
  • Que me pille probándome mi último diseño de ropa interior pensado para mujeres granaínas que es un tanga negro con una leyenda escrita en la parte delantera que pone  “¿Que pollas quieres?”

En fin.. y esto es lo que sigo haciendo yo entre las 00:00 horas y las 2:50 de la madrugada. Si queréis confesar vuestro miedos muerteriles, podéis dejarlos en comentarios.

 

 

3 opiniones en “¡QUE NO TE PILLE CAGANDO!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *