Útiles para arrojar a los zombies

En algún momento te encontrarás atrapado. Por lo general los muertos resucitados no saben trepar pero tienen la tonta costumbre de acumularse en rincones y algunos se caen y otros se suben encima así que pueden montar entre ellos una escalera viva (bueno, más que viva, móvil) sobre la que van subiendo y al final te cogen… eso si son de los lentos.

Si son rápidos… cuidadín

Los zombies rápidos no es que sean más listos pero pueden trepar y pillarte. Por eso necesitarás llevar contigo una herramienta que puedas proyectar sobre sus cabezas con el fin de que los que están más cerca de ti caigan sobre los que están debajo. De esta manera puedes derrumbar la montaña de zombies que se va apilando a tus pies (¡ojo! sólo te lo recomendamos apilarlos en dos circuntancias: 1. que los zombis sean lentos y 2. que aunque sean rápidos, te sirvan de escalera).

Éstas armas las debes llevar cuando no tienes nada tu alcance, es decir cuando estás atrapado sobre un árbol en lo alto del muro o sobre un poste porque has tenido que salir repentinamente y no has tenido tiempo de nada más. Además debe ser algo que no se gaste, que no necesite pilas ni mucha destreza por tu parte. En estos casos tienes que ser muy certero y apuntar sobre los cerebros de los alelados hambrientos para que éstos caigan muertos (mejor dicho rematados) encima de los de abajo…

Estás herramientas suponen la diferencia entre la vida y la muerte si te ves atrapado en uno de estos sitios por lo que no las desperdicies en otras ocasiones. Si estuvieras en una situación en la que puedes escoger otros trastos como muebles, piedras o una colección de almireces antiguos… mejor.

Por eso hemos escogido cacharros bonitos que a la vez tengan aristas, como la orgonita en forma de pirápide o el elefante de la suerte y así matar con glamour o bien, si prefieres algo más vulgar pero con el atractivo de lo albañil, pues ahí te dejamos una picota o los destornilladores.